Archivo de la categoría: Cuentos infantiles videos

La cigarra y la hormiga

Cuento infantil: La cigarra y la hormiga.

Había una cigarra que se la pasaba todo el día tocando la guitarra.
Mientras estaba tocando veía a la hormiga que se la pasaba de un lado a otro recolectando comida.

El arriero y sus burros

Cuento infantil: El arriero y sus burros.

El arriero y sus burros iban al pueblo para vender sus productos.
Uno de los burros llevaba sacos de sal y en el otro sacos de esponjas.

El lobo y la zorra

Cuento infantil: El lobo y la zorra.

La zorra estaba cansada de comer gallos viejos y gallinas flacas.
Viendo los manjares que come el lobo le pide que lo deje cazar con él.

Abdula y el genio

Cuento infantil: Abdula y el genio.

Un pescador llamado Abdula encuentra en la playa una botella cerrada, la abre y aparece un genio.
El genio ve a Abdula y lo amenaza con hacerle daño.

Los tres cerditos

Cuento infantil: Los tres cerditos.

Había tres cerditos que ya crecidos decidieron construir sus casas.
El primero un poco vago lo hizo de paja, el segundo..

El anciano y el niño

Cuento infantil: El anciano y el niño.

Un anciano, un niño y un burro iban por el camino.
Un campesino ve a los tres caminando y le dice al niño.

El león que se creía cordero

El león que se creía cordero.

Cuento para niños

La cigüeña distraída dejo un cachorro de león a la mamá oveja.
La mamá oveja lo crió como un hijo más.

El cuervo y el zorro

Cuento infantil: El cuervo y el zorro.

El zorro ve en lo alto de un árbol un cuervo con un queso en su pico a punto de comérselo.
Este zorro hambriento idea un truco para robárselo.

El pastorcito y el lobo

Cuento infantil: El pastorcito y el lobo.

Había una vez un partorcito muy travieso que aburrido en medio del campo se pone a gritar que venía el lobo,
por supuesto el lobo no estaba.

El tigresito que se mordía las uñas

Cuento infantil: El tigresito que se mordía las uñas.

El trigresito tenia la manía de comerse las uñas. La mamá todo el tiempo le decía que no lo haga.
Sin embargo el tigresito no le hacía caso y seguía con su costumbre.

Bienvenidos Lobitas y Lobitos!